QUE EL ÁNGEL DE LA JIRIBILLA LOS ACOMPAÑE.

sábado, 10 de enero de 2009

VAMOS A CHOTEAR

Hay algo que nos caracteriza como cubanos: nuestra alegría. Siempre se ha dicho, en Cuba, que si hacemos un chiste y corre la risa por la calle, las cosas no están tan mal. Y es que tenemos un don nato para lo que Jorge Mañach (1898-1961) caracterizó de manera magistral en su ensayo Indagación del choteo (1928): sí, eso mismo que tan bien conocemos y practicamos, EL CHOTEO. En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española “choteo” se explica, entre sus múltiples variantes, como “bromear o divertirse a costa de alguien, Quedar en ridículo” –el clásico “no te chotees”. Pero el choteo, en Cuba, implica no tomar nada en serio, tirarlo todo a relajo: la política, el arte, la historia, la autoridad, el amor, la vida. Choteo jocoso, ligero y sano, capaz de admitir que hay cosas serias pero que no se reverencian. La burla es un ingrediente importante del choteo. De hecho, como anotó Mañach, el cubano promedio posee una vena para lo cómico “como todos los pueblos de rápida actividad mental” –y miren que el cubano es choto, caray. Sin rencor. Sin resentimientos. El choteo es una válvula de escape, “como un descongestionador espiritual, rebelándose contra la autoridad del sentimiento…El choteo viene entonces a ser como un acto de pudor, un pliegue de jocosidad, que nos echamos encima para esconder nuestra tristeza íntima, por miedo a aparecer tiernos o espirituales…Por modo general pudiera decirse que el choteo ha tendido a infundir en nuestro pueblo el miedo a todas las formas nobles de distinción – el miedo a ser ‘demasiado’ ‘intelectual’, ‘demasiado’ espiritual, ‘demasiado’ cortés y hasta demasiado sensato o elegante”

Estemos donde estemos, seamos lo que seamos, no podemos quitarnos esa vena de chotearlo todo. No podemos dejar de hacerlo porque, entonces, perderíamos una porción de cubanía. Por eso, La Morada inicia hoy una especie de sección que llamaré Vamos a chotear –no tiene nada que ver con chatear, conste- en la cual iré colocando chistes que sólo el ingenio cubano, aun abrumado, es capaz de generar. Porque hay que admitirlo: si no tuviéramos el choteo, ya hubiéramos perecido.

1. Los dos esqueletos…
Se encuentran dos esqueletos, uno americano y otro cubano. El cubano le dice al americano con admiración:
—¡Chico, qué clase de esqueleto eres tú: grande, fuerte, de huesos gordos y blancos, tremendo esqueleto!
—Es que yo comí mucho bistec, tomé mucha leche, muchas vitaminas… pero, bueno, para ser un esqueleto cubano tú no estás tan mal. ¿Es que acaso tenías una cuota especial cuando estabas vivo?
—No, no, yo estoy vivo todavía.


2- Competencia de disciplina
Se lleva a cabo una competencia de disciplina entre los ejércitos ruso, americano y cubano.
El sargento ruso llama a Iván Petrovich. Este se cuadra y el sargento le mete un pisotón de espanto. Petrovich ni se inmuta.
El sargento americano llama a Peter Smith. Este se cuadra y el sargento le mete un culatazo en el pie. Smith ni se inmuta.
El sargento cubano llama a Pedro Pérez. Este se cuadra y el sargento le atraviesa el zapato con la bayoneta. Pérez ni se inmuta.
—¡Ño, ese sí que es guapo! —dícele un soldado a otro
—Qué guapo ni guapo… calza el seis y le dieron botas del nueve y medio…




3- Un espectacular muy conocido en La Habana dice: Fidel, estamos contigo...


alguien agregó: bravitos, bravitos.

4 comentarios:

Al Godar dijo...

No me gusta generalizar al estilo de "todos los negros son ladrones" o "los americanos son arrogantes", "los alemanes son muy disciplinados", etc. porque pienso que los humanos somos iguales, pero es cierto que muchos cubanos tenemos esa propensión al choteo y en cierta forma puede caracterizarnos.
Buen tema.
Saludos,
Al Godar

Pitibuchi dijo...

Hola, Al, fíjate qué curioso, es cierto que no todos los cubanos se la pasan choteando al resto pero aquí, en México, he descubierto que, efectivamente, tenemos una vena humorística diferente, que somos unos choteadores de primera y que en este país se nota mucho.

Un gusto saber de ti.

Hada Urbana dijo...

Jajajaja ¡el primero de los "choteos" está muy bueno!
Y sí, Pitibuchi, aquí destacan porque el 70% de la población vive amargada, estresada o deprimida...
¡Saludos!

P.D. Aquí, el nuevo blog: aquellanochelamar.blogspot.com

Pitibuchi dijo...

¿ Y ese nuevo blog? ¿ Ya no hay cronopios?