QUE EL ÁNGEL DE LA JIRIBILLA LOS ACOMPAÑE.

domingo, 6 de enero de 2008

REGRESO DE VACACIONES: FELIZ 2008

La morada se tomó un mes de vacaciones, muy merecidas, por cierto, y regresó llena de ideas y nuevas fuerzas. Empezaré el año rindiendo tributo merecido a las mujeres. Porque el 2008 comienza con una espléndida noticia: la escritora cubana Rebeca Murga (La Habana, 1973) ha obtenido mención UNEAC con la novela negra: El jardín de los caminos que se cruzan. Rebeca, que ha ganado otros premios importantes, se consagra como una voz relevante de la narrativa cubana actual.

Y para seguir con el doble tópico -mujeres y escritos de diferentes partes del mundo-los dejo con la lectura de un texto de una joven mexicana, estudiante de la Licenciatura en Finanzas, Marcela Aguilar Sierra ( México, D.F, 1988). Desde un punto de vista muy feminista, Marcela plasma ideas muy interesantes en torno al papel de la mujer en el mundo actual.

¡Mujeres a la carga!
A lo largo de la historia la mujer ha sido vista como un ser sumiso, a las órdenes de su pareja o del hombre que la acompañe, sensible ante todo lo que se le presente frente a un mundo machista en donde los hombres pueden hacerlo todo, incluso mejor que las propias mujeres. Si bien es cierto que físicamente los hombres suelen ser más fuertes, las mujeres se valen de otras artimañas (incluso físicas), que terminan dejando a los hombres peor que una zapatilla. Las mujeres, ¿sexo débil?

En países de Europa y Norteamérica parte del debate sobre la igualdad de género se centra en la discriminación que sufren las mujeres ante el sexo masculino, y se pelea porque las féminas usen vestimentas que le tapen hasta los tobillos o se tengan que cubrir, inclusive, su cabello. Como contraste, en varios países del Tercer Mundo y Medio Oriente la batalla es más elemental: las mujeres luchan por su supervivencia.

Pero ¿cómo está la situación en América Latina? Aún hoy se puede decir que la minoría de las mujeres latinas decide por sí mismas cuál será su futuro, sobre su propio cuerpo, su trabajo y su estilo de vida. Es importante reconocer que en América Latina el machismo existe de manera sobresaliente y es apañado por las propias mujeres, quienes educan a sus hijas con el único objetivo de que éstas consigan un marido con dinero para que les resuelvan la existencia. No obstante, aunque los hombres no aprenden tan rápido el nuevo planteamiento de vida, también hay quienes logran dejar el machismo y comienzan a vivir de manera más liberal y sin tener que ser gays.

Dicen que la mujer no tiene la fuerza suficiente para defenderse cuando su pareja o esposo la agrede físicamente, es por eso que se ha dicho que es el sexo débil, pero esta realidad es la que todos conocen. Pero, como siempre, las apariencias engañan. Qué sucede cuando la relación de pareja no funciona y al separarse la madre se queda con la responsabilidad de los hijos, ahí es cuando la mujer enseña su verdadera fortaleza y logra sacar a sus hijos adelante a costa de todo. Desde el momento que la mujer da la vida (cosa que los hombres no podrían resistir, el dolor de parto) se convierte en el ser más fuerte en toda la Naturaleza. Es por eso que cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, que desde hace 27 años lo estableció Naciones Unidas, para honrar a las féminas. Este año se celebra bajo el lema "La mujer en la adopción de decisiones: enfrentando los desafíos, generando el cambio".

Por otro lado, en el mundo de los negocios aquello tan anticuado de llamar a las mujeres "el sexo débil" queda -una vez más- probado como algo absurdo. La frase cae aplastada por su propio peso, las mujeres empresarias o trabajadoras de una empresa han demostrado que tienen características que las hacen tanto -¡y muchas veces más!- exitosas que los hombres. La mujer, mucho más que el hombre, comprende situaciones cotidianas y la necesidad de resolverlas. Y algo tan del mundo de hoy como tener mil necesidades a la hora de cuidar a sus hijos y a sus familiares de la tercera edad, la lleva a buscar "nuevos ángulos empresariales", que pueden comenzar siendo pequeños negocios que después crecerán.

La empresaria exitosa está acostumbrada a luchar y no se asusta con los altibajos y baches del camino, enfocándose positivamente en el resultado final: piensa rápido, toma decisiones juiciosas y es disciplinada. De esta manera, se adapta a los parámetros de su propio negocio ¡además de que sabe lo importante que es mantener "un ojo" en la contabilidad y las ganancias! Según los expertos del Departamento del Comercio de Estados Unidos:"Las mujeres comienzan sus empresas para crear un futuro seguro y poder escoger su forma de vida, y muchas tienen una misión comunitaria que les trae satisfacción y éxito".

En fin, las mujeres tienen tantas cualidades que incluso podría decir que somos muchísimo mejores que los hombres y si hablamos de fortaleza, somos hasta más fuertes que ellos. La mujer da a luz, cuida los niños, trabaja, limpia la casa, atiende al marido y todavía tiene que mantenerse arreglada, administrar el dinero, dar consejos, trabajar, cuidarse a ella misma y a los que los rodean. Por eso ratifico que los que dicen que la mujer es el sexo débil están muy equivocados.

4 comentarios:

Sandra dijo...

Bienvenida!!!! Te seguiremos leyendo y compartiendo este maravilloso mundo de la literatura y el pensamiento. Te mando un beso enorme y por tu medio a tantos amigos que sin conocernos compartimos un mismo gusto y creo tambièn un mismo cariño hacia vos. Desde estas tierras del Plata Feliz 2008, para todos!!!!!!!!!!

Hada Urbana dijo...

Pitibuchi!!! Muy bueno el texto!!! Coincido con ella!! ^^

Feliz 2008!!!

Ahhh! ya por fin hemos podido subir tus textos a la cronopio-cueva!!

Te mando un abrazo enorme!!!

Anónimo dijo...

El problema es buscar la igualdad cuando lo que se debe buscar es la equidad
Laranjinha

PITIBUCHI dijo...

Querido Laranjinha, me imagino te refieras a lo que anónimo escribió del Che. El asunto va un poco más lejos: cuesta trabajo deslindar historia de ficción y la gente no se da cuenta que, en el mundo ficcional, todo está permitido. La posmodernidad -lo hemos discutido muchas veces- ha destruido a los héroes míticos y los presenta como hombres de carne y hueso -y ejemplos literarios sobran, desde La esposa del Dr. Thorme hasta ERl general en su laberinto, etc, etc.Sabes lo que pienso sobre el Che y todo lo que le rodea. Siempre quedará, en el supuesto, las preguntas humanas: ¿ qué hubiera pasado si...? Y a eso se refiera tu cuento: el supuesto imaginativo que siempre explotará el arte. La última tentación de Cristo es otro ejemplo: qué hubiera pasado si Jesús no hubiera muerto en la cruz. Son dos figuras "intocables" que el arte se encarga de desmitificar. El resto, es fanatismo o creencia en héroes que ya no existen, sean religiosos o políticos: a Kazantzakis le dijeron sacrílego, Jesús jamás hubiera traicionado su fé para convertirse en un hombre normal, enamorado de una mujer; a ti no te ponen adjetivo pero te dicen que el Ché jamás hubiera traicionado sus ideas políticas pero... ahí está el "quizás", ese azar -que se puede llamar amor, muerte, enfermedad- y que queda en la mera especulación. Y en esa especulación el arte navega.