QUE EL ÁNGEL DE LA JIRIBILLA LOS ACOMPAÑE.

lunes, 14 de enero de 2008

REALISMO SUCIO CUBANO


A Jorge Alberto Aguiar Díaz (Ciudad de La Habana, 1966)lo conozco hace tanto tiempo que, a veces, tengo la impresión que nacimos juntos. Con Jorgito, como lo conocen casi todos -o JAAD, para algunos- compartí días imborrables en el taller literario José Lezama Lima. Jorgito siempre es una sorpresa porque jamás se sabe cuál va a ser su próximo paso. Cazador de imposibles, su prosa transita entre el realismo más sucio y cruel y metáforas alucinantes que indican a un escritor de garra.

Los textos que les presento hoy forman parte de "Cuarto de máquinas" y son una pequeña muestra de su obra. La otra, la de la vida, está aún por descubrir.

De: " Cuarto de máquinas"

Dame sangre, dijo H.
Le dimos sangre. Le di cabeza reventada y mondongos como carne de primera.
Se inyectó petróleo como el tío en la cárcel para tener "mejores condiciones de vida". Así también el sobrino, años después, para que le dieran la baja del Servicio Militar, pinchó sus venas.
Dame sangre, dijo.
Le dimos sangre.
Una tarde entré al baño. Vi a Noda desnudo, sin uniforme verdeolivo, sin grados de capitán, sin las charreteras de la vanidad y el desprecio. Me di cuenta de que era un hombre como yo. Bastaba con ir al cuartel, buscar un fusil, y vaciarle el cargador en su panza de oficial de escuelita. Allí estaba, el gran jefe en pelotas, tiritando por el agua fria, hasta con la carne de gallina.
Nos decía gallinas si reclamábamos nuestro derecho al pase de doce horas a la semana.
Nos decía señoritas si nos lamentábamos de algo.
Nos decía maricones porque le gustaba decirnos maricones. Capitán Noda, ¿por qué no te abrí como sardina rusa?
Cuando llegó la noticia desde el Batallón Médico de que H. se había inyectado petróleo y estaba grave, Noda dijo que los médicos eran unos flojitos y ahora iban a consolarlo y creerle que estaba loco.
Soñé que H venía y me gritaba dame sangre. Y la sangre era el combustible que hacía rodar tanques y camiones que tiraban de obuses como brujas tiran de escobas en cuyas cerdas han quedado restos de ese mondongo humano que no sirve ya ni para dar de comer a los puercos.



Algunas tardes iba al parqueo, me metía en la cama de un camión, me tiraba ahí entre lonas, calor y oscuridad como si estuviese bajo tierra. Casi siempre lloraba. Y me sentía indigno. ¿No tenía fuerzas suficientes para vivir allí, darle cara a la vida militar? No, me dijo nuestro capitán una vez. Te faltan cojones, dijo, esto es para hombres de verdad, ¿a qué seguro te metes por ahí a llorar?
Encontré a H en un camión. Salió de entre las lonas como el cadáver que sería una semana después. ¿No me digas que vienes aquí a llorar? le dije.
Hay que ser fuertes, le dije, tener cojones y aguantar, ¿entiendes? le dije.
Me contó entonces lo del tío, el petróleo, las venas, mejorar la vida, escapar de allí. No tuvo pena de llorar delante de mí. Quise darle un abrazo pero me contuve. No podía, no debía.
Cuando llegó la noticia de que H había fallecido, el capitán se estaba desnudando para irse a las duchas. Lo sabía, me dijo, ese mariconcito no iba a aguantar.


Texto ( III )
La cabeza.
Siempre la cabeza.
La cabeza contra el muro (paredón con vidrios detrás de las duchas) por una broma. Ese tipo de bromas que en el Ejército cuestan caro: tú eres de los mariconcitos del parque de la fraternidad, yo te he visto.
La cabeza bajo la bota rusa.
Y la cabeza otra vez cuando te empujaron de la litera.
El Coba llegó, saco de carne musculosa, torpe aunque silencioso, y la cabeza contra el hierro crudo de la cama personal.
A los cinco años la cabeza rebotando en una caída (pérdida del conocimiento durante la digestión, dijeron los médicos); y a los siete, la cabeza contra un poste de electricidad, huyendo de tres niños que te buscaban para una paliza a las doce del día.
La cabeza. Golpes como piojos. Ranuras, canaletas, surcos, estrías de sangre y dolor.
En un albergue para inmigrantes y vagabundos, la cabeza abierta. Entra el africano y con un tubo, un golpe (que suena seco bajo el chorro de agua fría en una mañana a ocho grados), y la cabeza contra la pared.
Cabeza que chirría, cabeza con goznes, cabeza chatarra. Nunca preguntes por el precio de tu cabeza.
La locura es vieja usurera

TEXTOS TOMADOS DE: http://proyectodesliz.blogspot.com/:

7 comentarios:

Al Godar dijo...

Incluyo tu blog en mi lista de : Blogs Sobre Cuba
Saludos,
Al Godar

PITIBUCHI dijo...

Gracias, Al Godar, acabo de entrar a tu blog y es impresionante la cantidad de información que has reunido de la blogósfera cubana.

Aquí, en La morada, tienes tu casa.

Un abrazo

Cruce de Cables dijo...

Cuba, es una inmensa fuente de información (desaprovechada).
Yamilet, tu también eres observada por el govierno cubano.

US
JA
Cruce de Cables

Cruce de Cables dijo...

Perdona, que no lo he aclarado, he realizado un palabro y no lo he aclarado.

Govierno_ se refiere a política invernal.

pitibuchi dijo...

Hola, cruce, me alegro que hayas entrado a mi blog pero no entiendo bien tu comentario. ¿ Soy observada? Bueno, pues ni modo. ¿ Qué tiene que ver con los cuentos? ¿ Y qué tiene que ver el "govierno" con la política invernal? No conocía esta faceta tuya críptica

jorge alberto aguiar díaz (jaad) dijo...

Gracias Yamilet, nuestro insomne Pitibuchi de una Habana de postguerra, cuando el dolor se parecía tanto a la felicidad, y al revés; cuando arrastrábamos los pies y muchas esperanzas en aquella ya oscura Habana de los ochenta. Entonces, Marcelo Suárez Corujo, nos alimentaba en la casa de Lezama, en cualquier rincón de la ciudad-aldea. Y en cada viejo, tirado en algún rincón, borracho o comido por las moscas, veíamos (queríamos ver, nos fue necesario) una metáfora. Luego, a golpes de realidad, cambiamos nosotros, y cada metáfora comenzó a sangrar pus político,; así transitamos de la casa de muñecas al laboratorio social al cuarto de máquina...

Gracias por publicar estos textos, y por tu elogioso comentario. Recién me enteré ahora navegando por internet.

Te debo aun un enlace en Fogonero, y en mi propio blog.

Besos. Cuidate. Agradecido como un perro (siempre fue este un buen verso y un buen título)

Pitibuchi dijo...

Hola, Jorgito, un inmenso gusto saber de ti, mi desaparecido amigo. Marcelo nos llevó por los caminos de la Literatura y creo que le debemos mucho, en aquella época en que veíamos en cada viejo habanero al Viejo del Río, ése que espera por tu palabra y mi memoria.

No te pierdas de esta manera. No te olvides de nosotros. La morada es más que tu casa porque fuiste còmplice del nacimiento de Pitibuchi, hace ya algunos años, en una calle de Centro Habana, cuando sólo éramos tú, yo y los sueños.

Un gran beso