QUE EL ÁNGEL DE LA JIRIBILLA LOS ACOMPAÑE.

sábado, 3 de noviembre de 2007

De los cronopios oscuros de Casa Lamm (PRIMERA PARTE)

Bajo seudónimo -porque así lo quieren ellos- les presentaré textos de mis queridos cronopios. Ellos son -y lo digo muy orgullosa- mis alumnos, aprendices de escritores que prometen mucho, dada su edad. Laranjinha nació en el D.F, en 1982. La prosa de hoy hace referencia al ídolo de la juventud universal, el Ché Guevara. Desde una mirada posmodernista -el fin de las utopías, la caída de los fetiches y la humanización de los héroes- Laranjinha indaga en lo que pudo suceder si la historia hubiera sido otra. Su obra es, pues, una interrogación actual y muy interesante de ese sueño que se llama Cuba desde la óptica de la juventud, más allá de la Isla, que se cuestiona la persistencia de los cánones impuestos. Y los que conocen a Laranjinha, como yo, saben que el Ché es más que su heterónimo y que lleva a Cuba en la sangre.

Dr. Guevara
MI HETERÓNIMO
( Por Laranjinha)
In Memoriam Dr. Guevara
En días recientes este diario publicó la desafortunada noticia de la muerte del Dr. Ernesto Guevara de la Serna. Tuve oportunidad de conocerlo personalmente hace algunos años y mantuve, con relativa frecuencia, contacto con él. A manera de homenaje, me permito reproducir en esta columna la entrevista que me concedió, hace cerca de un año, con motivo de su más que merecido reconocimiento por parte de la Organización Mundial de la Salud, por su labor en el tratamiento e investigación de la lepra; especialidad a la que se abocó desde muy joven, cuando aún cursaba la carrera de medicina. Como siempre sucedía en nuestras pláticas, la charla giró inevitablemente a la política; tema que le apasionaba tanto o más, que la medicina.

Laranjinha.- En su diario de viaje sudamericano con Alberto Granado, usted, en el leprosario de San Pablo, Perú, menciona en un discurso: “…la división de América en nacionalidades inciertas e ilusorias es completamente ficticia. Constituimos una sola raza mestiza que desde México hasta el estrecho de Magallanes, presenta notables similitudes etnográficas” ¿Un médico multi homenajeado de 79 años, sigue pensando como aquel joven de 24?
Che.- Sí…, sí y cada vez me convenzo más de ello. Existen fronteras diluidas en el mundo globalizado; pero las fronteras sociales, económicas, políticas y, en mi caso, de salud, existen, y están bien implantadas de México a Argentina o como lo podemos ver en África o en las tres europas: occidental, central y del este. Aunque también tengo mi parte global, los principales problemas de la lepra en el mundo: desinformación y prejuicios.
L.- ¿Sigue declarándose comunista?.
Che.- No, de hecho nunca lo fui. En aquellas épocas, cuando llegué aquí a México, que andaba de fotógrafo-esposo-viajero-guerrillero, me definía más bien como socialista, que no es lo mismo que comunista.
De manera utópica sigo pensando igual, pero la vida, la madurez, la sistematización que han hecho los años, me hacen ver lo idílico que resulta una sociedad sin clases sociales; además, sería yo un pésimo ejemplo: trabajo en un hospital y en fundaciones privadas, doy conferencias en el corazón capitalista, mis hijos van a escuelas privadas, vivo en una residencial exclusiva… aunque tal vez sea el estar dentro de todo ello lo que me hace declararme con más fervor como socialista. Conozco al monstruo por dentro.
L.- ¿No se contradice, Doctor?
Che.- No necesariamente. No dejo de luchar desde mi posición por una sociedad más justa. Si la vida te da una situación cómoda, aprovéchala, disfrútala, pero que no por ello pierdas el deseo de justicia. No se necesita ser pobre para tener conciencia social.
L.- ¿Cómo ve Cuba actualmente?
Che.- Bipolar. No me sorprende lo de Fidel, desde que lo conocí aquí en México le ví grandes dotes de líder y con hambre de poder. Fue una de las cuestiones que me hicieron dudar aquella noche… Cuba cuenta con áreas muy positivas, como educación y alfabetización, medicina, deporte; pero ¿qué tan válido es que sean líderes en América Latina en estos aspectos si se pisotean los derechos humanos? ¿Si la cultura está supeditada a gritar loas al régimen? ¿Si una persona está por cumplir 50 años en el poder? ¿Si el consumo de carne, leche, jabones, gasolina e infinidad de productos tan básicos para nosotros están racionados? Claro, está el bloqueo; yo creo que Estados Unidos no ve que el bloqueo le da la excusa perfecta a Fidel para seguir en el poder. Si se acaba el bloqueo, hay dos escenarios: o Cuba se abre por necesidad al capitalismo y lo abraza o, lo que veo más factible, que se le acaba a Castro la excusa y la gente se harta aún más. En cualquier escenario, a la larga, Cuba no se sostendrá eternamente así. Es retrasar lo inevitable. Se acaba el bloqueo, se acaba Fidel.
L.- ¿Se arrepiente de no haber subido aquella noche al Granma (sic) con Fidel para iniciar la Revolución?
Che.- En sí dejé que el azar lo decidiera: tardé demasiado en encontrar mi inhalador contra el asma y al tratar de alcanzar a mis compañeros, me convencí de lo inútil de la lucha. Y me regresé.
¿Realmente pensábamos cambiar al mundo? Probablemente ahora ya estaría muerto y olvidado. No sé… tal vez hubiera sido mejor en el sentido de que, a pesar de estos homenajes, reniego del culto a la personalidad, al mito... es como si el capitalismo me hubiese engullido y ahora mi cara estuviera en pósters, playeras, tazas, pulseras con alguna frase épica. A un guerrillero socialista argentino de Cuba… eso sí sería contradictorio.

Hasta siempre, Doctor…

5 comentarios:

hada urbana dijo...

Pitubuchi!!!
Yo concuerdo, realmente es uno de los textos de Laranjinha que más me gustan!! Un saludo!!!

PD. ¿Cómo sigues? había olvidado mandarte la súper receta del té de limón!! *cara apenada* ahorita te la mando por mail!! ¡Qué te mejores!

Anónimo dijo...

Yami:
Que buen texto. Felicita a Laranjinha de mi parte.
Miu

Anónimo dijo...

Gracias, Miu, ya son varios comentarios al respecto pero el tuyo es muy alentador. En estos días subo otro de los cronopios.

Un gran beso.

Anónimo dijo...

Yami:
Estoy dando clase en CCH (de Mate, por supuesto), pero eventualmente les llevo textos padres a mis alumnos para que no se nos atrofie el cerebro con tanto número. Me encantaría convidarles el de Laranjinha. ¿podrías pedirle permiso para que lo imprima y lo lleve a mis mocositos?
Te mando un beso
Miu

Anónimo dijo...

He leído la hipotética entrevista al Ché y me resulta que es una falta de respeto poner en boca de una personalidad mundial reflexiones que no se ajustan a su manera de pensar y actuar.
El Che era un marxista-stalinista con unos principios muy arraigados que se demuestran en su manera de actuar durante toda su vida. En su periplo por América del Sur lo realizó para conocer si su ideología podíe ser implantada en algunos de esos países, a pesar de su enfermedad y su holgada situación económica, asi como su profesión prefirió el sacrificio que le representaba esta incursion. Posteriormente viaja a América Central con la misma idea y no encuentra país con las condiciones requeridas. Llegó a México y creó una familia y a la vez conoció de la aventura que preparba Fidel Castro. Dejó a su esposa y una niña para aventurarse
en le expedición como médico. En la Sierra dejó de jercer en la jefatura con todas las comodidades posibles para aventurarse como jefe guerrillero. Al triunfar la revolución trta deimplantar su ideología al caer en contradicciones con la cúpula de la revolución se ve obligado a buscar otros lugares donde implantar su idelología y se arriesga en la avntura del Congo con la idea de erigirse en jefe guerrillero amparado por el gobierno cubano. En este caso dejó las comodidades que le brindaba su cargo de ministro y sus privilegios de casa automovil etc. Dejó una familia de tres hijos y su esposa para tratar de implantar su ideología. Al fracasar regresa a Cuba y prepara otra aventura esta vez en América del Sur, amparado pro el gobierno cubano. Escogieron Bolivia y aquí el Partido Counista no lo apoyó, sin embargo siguió intntado crear su propio estado comunista. El gobierno cubano le dio la espalda y el siguió intentándolo, cuando se vio cercado siguió peleanndo y no intentó utilizar el corredor de salida.

Un hombre con esta tenaz persistencia por crear por intentar implantar un sistema no traiciona sus principios.