QUE EL ÁNGEL DE LA JIRIBILLA LOS ACOMPAÑE.

viernes, 10 de abril de 2009

50 AÑOS DEL CUENTO POLICIAL CUBANO

Se buscan: 50 años del cuento policial cubano (una posible antología)

POR: LORENZO LUNAR
El pasado domingo 1 de marzo como colofón del espacio académico de la Feria del Libro de Santa Clara, compartí con Leonardo Padura una mesa redonda sobre el policiaco iberoamericano. Fue imposible dejar de hablar sobre el género en Cuba y aproveché la ocasión para exponer mi propuesta de una posible antología del relato policial cubano en los últimos 50 años. Aquí está mi selección precedida de unas breves líneas que intentan poner un poco de luz sobre el asunto.

Una interesante iniciativa del Instituto Cubano del Libro, como homenaje al medio siglo de existencia de la revolución cubana, es la colección “50 aniversario del Triunfo de la Revolución” que incluye volúmenes tan llamativos como Béisbol, historia y revolución, artículos y estudios sobre el béisbol cubano posterior a 1959 compilados por Félix Julio Alfonso.
En esta colección también se han publicado una serie de antologías: del cuento cubano en general (encomendada a Alberto Garrandés), del cuento cubano escrito por mujeres (una selección de Marilyn Bobes presentada por Olga Marta Pérez), del cuento cubano de ciencia-ficción (a cargo de Yoss)…
Sin embargo resulta raro que no haya salido a la luz aún una selección que recorra los cincuenta años del cuento policial cubano en la revolución. Lo digo porque este género es, a mi juicio, el que mejor se ha ajustado a los cambios -y bandazos- ideoestéticos del relato breve cubano durante los últimos cinco decenios.
El cuento policial posterior a la revolución cubana nació, tímidamente, entre la multitud de relatos que en los años sesenta intentaban nuevas búsquedas temáticas y estéticas en medio de la avalancha de crónicas de la epopeya revolucionaria, luego -bajo la sombra protectora del quinquenio gris- se alzó con bríos de adolescente impelido por la misión de “ser un arma para la lucha de clases en manos de los escritores revolucionarios”. El cuento policial cubano, pasada aquella fiebre, se adecuó a nuevas y novísimas maneras al surgir nuevos y novísimos narradores, y hoy se aventura por los nuevos rumbos que traza la narrativa cubana del nuevo siglo.
He conocido que la colección “50 aniversario del Triunfo de la Revolución” tiende a crecer, que nuevos volúmenes se preparan para enriquecer este conjunto de libros, testimonios de una etapa de la historia de nuestro país y de nuestra literatura.
No dudo que en este momento alguien se encuentre trabajando en la selección de un grupo de cuentos policiales que a su criterio marquen el recorrido de este género por nuestras letras durante este período. De cualquier manera, yo, que soy un apasionado del relato policial, tomo la iniciativa de hacer “mi selección”.
No pretendo con la relación de cuentos que propongo emular con otra posible antología. Todos sabemos lo subjetivas que son estas. Es solo mi perspectiva, un criterio que deseo compartir con los demás lectores y estudiosos de este fenómeno.
*
SE BUSCAN
50 AÑOS DEL CUENTO POLICIAL CUBANO: UNA SELECCIÓN
1.- “La bala en el aire”, de Ángel Arango.
2.- “La ley”, de Norberto Fuentes.
3.- “Asesinato por anticipado”, de Arnaldo Correa.
4.- “Pruébeme usted ese crimen, teniente”, de Ignacio Cárdenas Acuña.
5.- “Usted podría ser mi padre”, de Luis Agüero.
6.- “Rosendo el cojo”, de Eduardo Heras León.
7.- “La flor de Maura”, de Luis Rogelio Nogueras.
8.- “Los asesinos las prefieren rubias”, de Chely Lima.
9.- “Un instante de sol”, de Alberto Serret.
10.- “Etrusca por la noche”, de Agenor Martí.
11.- “Elegía a las sombras”, de Gregorio Ortega.
12.- “Quinta y catorce”, de Luis Adrián Betancourt.
13.- “Sinflictivo”, de Rodolfo Pérez Valero.
14.- “Mirando al sol”, de Leonardo Padura.
15.- “Un día difícil para Juanita Chirino”, de Justo Vasco.
16.- “El rancio sabor de la venganza”, de Amir Valle.
17.- “Una novela para Dostoievski”, de María del Carmen Muzio.
18.- “Disles que no me maten”, de Lorenzo Lunar.
19.- “Con las manos limpias”, de Rebeca Murga.
20.- “Los perros huelen el miedo”, de Mario Brito Fuentes.
21.- “Sinfonía para un crimen”, de Yamilet García Zamora.
22.- “La acera infinita”, de Anisley Negrín.
23.- “Padre”, de Isbel González.

TOMADO DE: http://dieznegritos.latinoir.com/principal.htm

1 comentario:

Tin dijo...

Amigo, me llamo Agustín.
Buscando en la red encontré en tu blog "Pruébeme ud. ese crimen, teniente". Nunca lo he podido encontrar, se ha convertido en una especie de obsesión, te agradecería me dijeras donde lo puedo encontrar, comprar...gracias de antemano